Saltear al contenido principal
Vida en la Tierra

Vida en la Tierra

Esta semana hemos celebrado el Día de la Tierra, una fecha que nos invita a contemplar nuestro planeta como el hogar de todos los seres vivos y la fuente de nuestro bienestar, y que en los últimos años está centrado en promover la restauración de ecosistemas como medio para mejorar el medio ambiente y asegurar la supervivencia de las especies que lo habitamos.

Evolución de la vida

Para comprender cómo hemos llegado hasta aquí y valorar la naturaleza que nos rodea podemos recurrir a Una (muy) breve historia de la vida en la Tierra, del divulgador científico Henry Gee, que nos muestra que nuestro planeta, y con él la biosfera, ha sufrido enormes cambios en su ya larga historia de miles de millones de años y que seguirá cambiando en el futuro. A esta cuestión dedica un capítulo final en el que, basándose en fenómenos que ya se han producido repetidamente en el pasado, contiene predicciones de aquello que es previsible que vuelva a suceder.

La descripción de lo ocurrido desde el origen de la Tierra se remonta a los primeros seres vivos que surgieron en condiciones difíciles y llega hasta los primates que acabaron dominando el mundo, pasando por las grandes extinciones que han marcado los límites entre las sucesivas eras geológicas, y nos recuerda que el entorno natural actual, que tan favorable resulta a nuestra especie, es en el fondo muy frágil como para que continuemos dañándolo.

La huella del ser humano

Un complemento perfecto a este libro es El primate que cambió el mundo, del biólogo Alex Richter-Boix, que nos muestra hasta qué punto el ser humano ha modificado el medio ambiente terrestre desde que se produjo su aparición como especie, hace menos de 500.000 años, y que detalla episodios concretos que ilustran esta peligrosa capacidad para provocar cambios profundos en los ecosistemas y hasta la extinción de otras especies.

Richter-Boix nos habla de los últimos descubrimientos sobre el origen de la especie humana y de cómo esta se fue expandiendo desde África, moldeando su entorno natural en todos los rincones del planeta. La transformación de amplias extensiones para cultivar alimentos, el exterminio de especies depredadoras o la destrucción de paisajes por la emisión de contaminantes químicos son algunos ejemplos de esta huella humana que en la actualidad está alcanzando unos niveles sin precedentes sobre los que el libro no deja de alertar.

Escuchar a la Tierra

En un registro más literario, el filósofo Jordi Pigem da voz al propio planeta en Así habla la Tierra, donde es la propia naturaleza la que se lamenta del deterioro al que la somete la especie humana, que ha olvidado que también ella forma parte del conjunto de la biosfera.

Enmarcando el libro con citas de filósofos y naturalistas de distintas épocas que coinciden en la idea de un “espíritu” presente en todos los seres vivos, Pigem habla en nombre de ríos, rocas o animales para recordarnos las relaciones indisolubles entre los ecosistemas y la vida que sustentan, una conexión que no podemos ignorar si queremos seguir habitando la Tierra.

Obras recomendadas:

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba